El Partido Revolucionario Institucional en Ciudad Juárez



1946-1965

Por: Héctor Pedraza Reyes

    El Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue fundado en la Ciudad de México el 18 de enero de 1946, el mismo día en que se elegía como candidato a la presidencia de la República de ese partido a Miguel Alemán Valdez. El primer presidente del PRI fue Rafael Pascasio Gamboa. Sin embargo, se trataba del mismo partido que había edificado Plutarco Elías Calles en 1929 como Partido Nacional Revolucionario (PNR) y al que el presidente Lázaro Cárdenas había hecho denominar Partido de la Revolución Mexicana (PRM) en 1938.

    En 1946 el estado de Chihuahua era gobernado por Fernando Foglio Miramontes, y como alcalde de Ciudad Juárez se desempeñaba el parralense Arturo Chávez Amparán. Pero, las verdaderas figuras políticas de esta ciudad fronteriza eran por entonces Teófilo Borunda y Antonio J. Bermúdez, el primero de los cuales había sido electo diputado federal para el período que abarcaba del 1o. de diciembre de 1943 al 1o. de diciembre de 1946, y quien previamente había sido alcalde de la ciudad en 1940-1941. Bermúdez, por su parte, había sido el último presidente municipal en cubrir un período de dos años, en 1942 y 1943, y sería electo senador por Chihuahua precisamente en 1946.

    Un poco antes, en 1942, Teófilo Borunda había fundado la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) en Ciudad Juárez, siendo integrante destacado del comité ejecutivo nacional de ese nuevo organismo, creado por el presidente Manuel Ávila Camacho a principios de su sexenio con la intención de disminuir la fuerza de los sectores obrero y campesino, que seguían estando muy influidos por el expresidente Lázaro Cárdenas y sus antiguos seguidores del PRM.

    Como en todo el país, la CNOP de Ciudad Juárez había incorporado al partido oficial a todos aquellos sectores que no eran ni obreros ni campesinos: prestadores de servicios turísticos, comerciantes, industriales y profesionistas. El prestigio social de la mayoría de los personajes que entonces se incorporaron a la CNOP (entre ellos el poderoso empresario Antonio J. Bermúdez), hizo que esta Central asumiera un papel protagónico en la vida interna del partido y que los sindicatos empezaran a ser marginados de las decisiones más importantes.

    De hecho, para 1946, fecha de fundación del PRI, en Ciudad Juárez la CNOP ya era la principal beneficiaria de las candidaturas a cargos de elección popular, muy por encima de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) o de la Confederación Nacional Campesina (CNC). Bermúdez y Borunda alcanzaron diversos puestos precisamente como abanderados del sector popular.

    Una vez que se adoptó el nombre de Partido Revolucionario Institucional, se inauguró una nueva etapa en la vida de ese partido, caracterizada por la pacífica distribución de cuotas de poder entre los diversos sectores. Los violentos “arreglos de cuentas” que se habían escenificado en los años treinta en Ciudad Juárez, -como los asesinatos del senador Angel Posada y del alcalde José Borunda, ocurridos en 1938-, quedaron definitivamente atrás. Salvo las agitaciones de 1965, cuando se produjo una controvertida elección interna bajo los auspicios de Carlos Madrazo, el PRI local tuvo un largo periodo de paz interior entre 1946 y 1983.

    La carrera política de Teófilo Borunda habla por sí sola de las posibilidades que se abrieron para los políticos que acataban los acuerdos cupulares y se disciplinaban ante las diversas componendas celebradas entre los distintos sectores del partido. Con paciencia, podía llegarse al cargo de gobernador estatal. Veamos la cronología de la carrera de Teófilo Borunda:

1940-1941           Presidente del Ayuntamiento de Juárez

1942                              Fundador de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares

1943-1946       Diputado federal en la XXXIX legislatura

1947               Oficial Mayor del PRI (en el ámbito nacional)

1948                           Secretario General del Comité Central del PRI (en el ámbito nacional)

1949-1952       Diputado federal en la XLI legislatura

1952-1956       Senador por el estado de Chihuahua

1956-1962       Gobernador del estado de Chihuahua

 

    Antonio J. Bermúdez pudo haber seguido una trayectoria semejante, sobre todo porque había sostenido una cordial amistad con dos presidentes de la República: Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán Valdez. Sin embargo, tras resultar electo senador en 1946, fue inmediatamente designado Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX), cargo en el que permaneció durante dos sexenios, hasta 1958.

  A pesar de la notoria calma observada en ese período, la historia del PRI de Ciudad Juárez entre 1940 y 1983 no dejó de estar impactada por algunos eventos relevantes y por ciertas personalidades de gran relevancia en la comunidad; entre éstas, sobresale la de Carlos Villarreal, quien fue presidente municipal entre el 1o. de enero de 1947 y el 1o. de enero de 1950.

    Si hay alguna figura legendaria y emblemática del priísmo juarense, es la de don Carlos Villarreal, originario de Indé, Durango, pero avecindado en la frontera desde los años veinte. Era un exponente del tipo de hombre que se forjó en la frontera durante la Era de la Prohibición, que fue abolida en 1933. Junto con Artemio De la Vega, Zeferino Sánchez y los hermanos Antonio y Octavio Bermúdez, consolidó las empresas exportadoras que surtían de licor al Oeste de los Estados Unidos mientras estuvo vigente la Ley Volstead.

    Como presidente municipal Villarreal, centralizó todo tipo de decisiones y prácticamente no ocurría nada sin su consentimiento. Adquirió fama pública de perseguir a la delincuencia con mano dura y asumió el estilo de gobierno peculiar de aquella época, cuando era relativamente fácil obviar los procedimientos judiciales y efectuar juicios sumarios contra los infractores del orden público o los enemigos políticos. Finalmente, en 1963 fue ultimado a tiros en el Bar Mint de Ciudad Juárez, junto con otro exalcalde, Víctor Ortiz.

    En 1952 el PRI local hubo de enfrentar una agitada coyuntura electoral, cuando el doctor Salvador Acosta Baylón fue postulado como candidato a alcalde por el Partido Nacionalista de México (PNM) para enfrentar al candidato oficial, el ingeniero Pedro N. García, quien finalmente logró imponerse en las urnas por escaso margen.

   Durante las elecciones locales de 1956, el PRI volvió a encarar un poderoso desafío. El Partido de Acción Nacional (PAN) había postulado como candidato a gobernador a Luis H. Alvarez y como candidato a presidente municipal de Ciudad Juárez a don Alfonso Arronte. Con enormes dificultades, y sin que hasta la fecha se haya esclarecido si hubo fraude electoral o no, las autoridades declararon gobernador a Teófilo Borunda y alcalde en Juárez a René Mascareñas Miranda. De nada valieron las protestas postelectorales. Gracias a Mascareñas, el PRI municipal pudo contar con un local propio, ubicado en la calle María Martínez, que durante muchos años fue el principal centro de actividad política en la ciudad.

    Antes de las elecciones internas de 1965, los priístas vivieron algunos eventos tormentosos ocasionados por las constantes renuncias de los alcaldes. En enero de 1964 solicitó licencia el presidente Félix Alfonso Lugo, y en enero de 1965 hizo lo propio su suplente, el notario Aureliano González Vargas. Por decisión expresa del gobernador del estado, el general Práxedes Giner Durán, terminó el período Felipe Dávila Baranda.

    El 10 de febrero de 1965, el presidente nacional del PRI, Carlos Madrazo, acudió a la ciudad de Chihuahua para darle posesión de su cargo al nuevo dirigente del Partido en el estado, Saúl González Herrera, y para pronunciar uno de sus más célebres discursos, en el que proclamó la necesidad de que el PRI no fuera a la zaga del gobierno. Al día siguiente, Madrazo fue recibido en el aeropuerto de Ciudad Juárez con la conspicua ausencia del gobernador del estado. Armando González Soto era por entonces el presidente del comité municipal del PRI en Juárez.

    El 16 de mayo de 1965 se realizaron las elecciones internas del candidato de ese partido a la presidencia municipal. Habiendo participado 19 candidatos, entre ellos Salvador Acosta Baylón, Bernardo Norzagaray, Mario Jáquez y Armado B. Chávez M., el triunfador oficial fue Armando González Soto.

    Con posterioridad a esta fecha, la vida interna del PRI volvió a su curso normal y los candidatos de ese partido ocuparon todos los cargos de elección popular hasta 1983, cuando Santiago Nieto fue derrotado por el panista Francisco Barrio Terrazas. Pero esa es otra historia.

 

Volver a Artículos
Volver a 1951-1960